957 272 383 info@kinderlaarruzafa.es Avenida Arruzafa, 33, 14012, Córdoba

Por qué no es aconsejable que los niños tengan un celular o móvil antes de los 12 años

Por qué no es aconsejable que los niños tengan un celular o móvil antes de los 12 años

Con el paso del tiempo, las nuevas tecnologías siguen desarrollándose y no cabe duda de que en gran medida nos facilitan la vida al enfrentarnos a los desafíos cotidianos. Además, es verdad que hay que aceptar que nuestros hijos crecen en un entorno tecnológico más avanzado y aprenden A manejar los dispositivos móviles a muy temprana edad. No obstante, un uso excesivo de los mismos, especialmente en esta fase decisiva para el desarrollo individual, puede tener consecuencias muy perjudiciales.

Por qué se debe controlar y limitar el acceso de los niños a los dispositivos móviles

Mientras los primeros dos años de vida de un bebé se realiza una fase muy determinante del desarrollo cerebral que no debe ser alterada por el uso de dispositivos móviles. El peligro se manifiesta fundamentalmente en el posible sufrimiento del niño de retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, un déficit de atención y una falta de control de sus emociones. Puede adaptar, por ejemplo, conductas agresivas o violentas y desarrollar trastornos psicológicos problemáticos. Existen estudios incluso que comprueban un aumento de las tasas de depresión y ansiedad infantil causada por un uso excesivo de las nuevas tecnologías. Más allá de eso, los niños que juegan mucho con dispositivos móviles son muy propensos de sufrir de dificultades para dormir, suele disminuir la concentración, perjudicar la memoria del niño y tener un efecto restrictivo en la alfabetización, el rendimiento académico y el desarrollo de sus capacidades.

Aparte de todo eso, los dispositivos móviles emiten radiaciones a las que los niños son especialmente sensibles y que pueden provocar enfermedades como el cáncer. Otro factor que hay que destacar es el aislamiento social que resulta muchas veces de una sobreexposición o incluso una adicción a las nuevas tecnologías. Los niños ya no saben cómo interactuar con otras personas y adoptan una conducta muy pasiva que frecuentemente va acompañada por altas probabilidades de obesidad al no jugar con los amigos o, en general, moverse poco.

No se trata necesariamente de prohibir el uso de móviles o tabletas completamente, pero sí es necesario restringirlo firmemente. Cuanto menor sea la edad del niño, más rigidez se debe aplicar al implementar las reglas que gestionan su contacto con los mismos. Se recomienda evitar el uso de dispositivos móviles parar bebés menores de 2 años de manera absoluta, frenar el de los niños entre 3 y 5 años de manera que no exceda una hora por día y en el rango de edad de 6 a 18 años, según estimaciones personales e individuales, se puede permitir un uso moderado que no se extienda a más de dos horas al día.